viernes, 7 de julio de 2017

Andrea Giase, sensualidad en el off

Andrea Giase se formó actoralmente con el maestro Agustín Alezzo. Más tarde, se entrenó, durante varios años, con Julio Chavez. A su vez, participó de varios workshops dictados por Joy Morris en Argentina. En la danza, cursó tres años en la Escuela Nacional de Danzas María Ruanova. En el canto, se formó con Juan Miró, Carlos Zabala, Ruben Lesgart; y es Licenciada de Artes ( U.B.A) Facultad de Filosofía y letras. En teatro, estrenó como actriz "Marat- Sade" de P. Weis bajo la dirección de Ruben Pires. Coproducción con el teatro San Martín de Buenos Aires recibiendo el premio Ace a mejor director espectáculo off.  Actualmente se entrena actoralmente con Federico León. Al mismo tiempo, es docente de la carrera de Dirección Teatral de la Universidad de Palermo. Y se la puede ver todos los viernes a las 21hs., en el teatro El Damero (Dean Funes 506), en "Quereme como quiero", bajo la dirección de Gina Piccirilli.

¿Qué te llevó a que te dediques al teatro?
La necesidad de jugar, de estar muy cerca de mundos fantásticos, lúdicos y ajenos. Una necesidad de hacer y sentir muchas cosas en esta vida además de las que pasan naturalmente en mi vida, de ser muchos personajes además de ser yo misma. Pienso que los actores somos un poco niños y como nos resulta insoportable dejar de jugar, nos buscamos una profesión que legalice el juego.

¿Recordás quienes te impulsaron a legalizar ese juego?
Alejandro Urdapilleta me fascinó con su desparpajo, desde muy pequeña, cuando lo iba a ver a “Ave Porco” con Tortonese. El humor de Buster Keaton, Chaplin, Almodóvar y Woody Allen. Mi primer maestro, Agustín Alezzo. Mi segundo gran maestro Julio Chavez. Actores a los que admiro y de los que aprendo como Jessica Lange, Gena Rowland, Marlon Brando, Sean Peen...tantos más. El cine de John Cassavettes, Lars Von Trier, Godard... y tantos más. Y alguien con la que tengo una relación de fanatismo absoluto desde mis doce años, Madonna.

¿El teatro es tu vida en todo sentido?
Sí, vivo del teatro. Soy actriz y también me recibí en la U.B.A de Licenciada en Artes. Entonces, mi relación con el teatro es mixta porque es práctica y teórica. Podemos decir que al teatro lo hago y lo pienso. Además, soy docente de actuación y de Historia del Teatro, otra gran pasión que tengo en mi vida. Para mí, el espacio de entrenamiento es un espacio de investigación, de exploración personal, de preguntas y de reflexión. Es un lugar de mucho enriquecimiento para mí.

Tu primera obra fue “Maradoo”…
Justamente este verano hice un Seminario de Dirección con Román Podolsky y nos encontramos con Alejandra Darín después de muchísimos años. Fue mi primera experiencia en el teatro, aprendí muchísimo de ella y de mis compañeros actores. Nos divertimos mucho, fue una experiencia corta pero muy alegre. Cuando nos encontramos con Alejandra, este año, la recordábamos y nos reíamos mucho de esa época. Estuvo muy bien.

Hiciste mucha televisión y algunas películas como “Sabrina Love”. ¿Cuál es la clave para tener continuidad tanto en cine como en televisión? ¿Qué te dejaron esas experiencias?
Para mí la clave para este oficio es formarse y entrenar. La televisión es un dispositivo que me encanta y permite trabajar la espontaneidad y rapidez del actor. El cine es mágico. Amo profundamente hacer cine, es un lugar en donde me siento muy a gusto, muy serena y muy viva. La experiencia con Alejandro Agresti fue inolvidable, en todos los sentidos que te puedas imaginar. Siempre quise trabajar con Agresti porque considero que es uno de los más talentosos directores argentinos de hoy. Y la vida me dio ese regalo, filmamos en Colón, Entre Ríos, y cuando uno filma en otro lugar, lejos de su casa, parecería que todo se convierte en una gran película.

¿Qué podés contar de “Quereme como quiero” y de su directora Gina Piccirilli?
“Quereme como quiero” es una comedia que habla sobre el amor, sobre el desamor, sobre la amistad, sobre la traición, sobre el dolor de la separación pero, sobre todo, habla sobre el deseo de volver a enamorarnos una y otra vez. La puesta de Gina Piccirilli es muy original porque divide el espacio del teatro en cuatro espacios. Dos bares, un living y una calle. Todos esos espacios están todo el tiempo iluminado. Por supuesto, que hay mayor intensidad de luz dónde sucede la acción dramática principal. Pero todos los actores estamos en escena toda la obra. Y Gina, además de haber hecho esa dinámica puesta, a mí me enseñó el ritmo que necesita el humor para que la risa suceda. Por eso le estoy muy agradecida. El público la pasa muy bien, se ríen, se emocionan y la entrada es muy accesible para que el teatro sea una opción para todos.

Sos docente en la carrera de Dirección Teatral de la Universidad de Palermo…
En la Universidad de Palermo doy clases de una materia sobre Historia del Teatro, aunque por mi formación tiene una impronta teórico / práctica. Es un espacio de mucha exploración, investigación y reflexión sobre los asuntos del Teatro. En la Universidad tengo una cátedra que responde a una planificación articulada pero, asimismo, tengo posibilidades de hacer cambios en la currícula, de organizar clases especiales con artistas que estén vinculados con los contenidos de la materia. Es un Casa de Estudios donde me siento muy cómoda, muy acompañada y con una elasticidad para convertir el espacio aúlico en un espacio propio.

¿Cómo continúa tu 2017 y qué otros proyectos tenés en mente?
“Quereme como quiero” es mi presente. Y hay algunas cosas dando vueltas por ahí pero todavía nada confirmado.

Por Ignacio Ballesteros – Artistas del Off - @ArtistasDelOff

No hay comentarios:

Publicar un comentario