viernes, 15 de julio de 2016

Belén Fernández Díaz, brillante sobre el under

Belén Fernández Díaz nació el 31 de marzo de 1986. Licenciada en Actuación recibida del IUNA estudio con profesores como Silvina Sabater, Sergio Sabater, Analía Couceyro, y desde hace tres años entrena en el Estudio de Marcelo Savignone tomando seminarios de Clown, Improvisación, Máscaras Balinesas, Laboratorio de Actuación y Montaje, entre otros. Participó entre muchas obras, de “Copia Fiel” dirigida por Analía Couceyro y de “La máquina del Día” dirigida por Sergio Sabater. Actualmente se encuentra haciendo funciones de su unipersonal “A solas con Marilyn”, mientras continúa con el éxito del Under “Entropía o en orden de lo vano”.
 

¿En dónde encontramos el origen del gusto de Belén Fernández Díaz por el teatro?
Sea lo que sea que me haya llevado a dedicarme al teatro estoy segura que fue en otra vida porque a ésta ya vine con mi vocación más que clara. Desde siempre, desde que tengo memoria, supe que quería actuar. Recuerdo que iba al jardín de infantes y ya manifestaba mi deseo de ser artista. En los primeros años de la escuela primaria mi mamá me llevó a un casting, me vieron y me becaron en una escuela de modelos. Mi madre me retiraba antes de la escuela para poder llevarme, pero rápidamente determiné que no era eso lo que yo quería, tenía siete años y me hacían caminar con un libro en la cabeza, me habían dado un texto que decía todo lo que debía comer, cuánto debía pesar y yo quería actuar. Entonces le dije a mi mamá que no era eso lo que yo quería. Mis padres siempre nos apoyaron, tanto a mí como a mis hermanos, cada uno estudió y siguió la carrera que quiso. Nunca hubo prejuicios en mi casa al respecto. A los 17 años, en cuanto terminé el colegio secundario, hice el ingreso para entrar al IUNA (actualmente la UNA) y hoy en día tengo mi título de Licenciada en Actuación.

¿Quiénes fueron tus referentes?
A la primera que quisiera mencionar es a Silvina Sabater, actriz y docente del IUNA. Con ella aprendí a actuar. Me enseñó a hacer consciente herramientas básicas que debe tener un actor, básicas pero nada simples, como la importancia de estar en presente, ya que todo acontece allí, preparada para dar y recibir estímulos constantemente y con el cuerpo abierto para expresar las emociones, antes de estar con ella nunca había llorado en escena, en sus clases aprendí a hacerlo y ahora lo hago naturalmente. También fue importante para mí, su hermano Sergio Sabater. Con él trabajé cuestiones más formales si se quiere, de puesta en escena, la precisión en los movimientos, el cuerpo en el espacio y en relación a los demás actores, el ritmo en escena, entre otras cosas. Analía Couceyro fue la directora en mi residencia y con ella indagué mucho en mis recursos expresivos, la mirada, distintas corporalidades, etcétera. Por su parte, Marcelo Savignone también influyó mucho en mí. Estudié en su escuela varios años y una de las cosas más lindas que me pasó en esa etapa fue reencontrarme con el placer de actuar, con el juego, la espontaneidad y una gran libertad. Por otro lado, algunos autores que me han atrapado e interesado a lo largo de mi formación y lo siguen haciendo son Shakespeare, Chejov, Lorca y Moliere, entre muchos otros.

¿Se puede encontrar en el teatro independiente un sostén económico?
Puedo decir que vivo del Arte. Tengo una empresa de animaciones y shows para niños con una propuesta artística, hacemos talleres de plástica, actividades de danza, teatro y música. Me conecto con los chicos a través del arte y eso me encanta. También hago obras de teatro, tengo un unipersonal “A solas con Marilyn” que vengo haciendo hace varios años. Actualmente estoy actuando en “Entropía o el orden de lo vano” en el Teatro Belisario los domingos a las 20hs. He hecho series web, cortometrajes donde me pagaban aunque no fuera mucho.Es difícil financiarse haciendo arte de forma independiente pero entre los shows, las obras y alguna publicidad cuando se da la oportunidad, me arreglo bien.

¿El teatro es lindo por…?
Porque te permite crear. En el teatro independiente, en general, uno no tiene que sacar una obra en tres meses, como sí sucede mucho en el teatro comercial, con lo cual hay tiempo para crear y eso es maravilloso. Con “Entropía o el orden de lo vano” nos encontramos tres personas con muchas ganas de trabajar, de indagar en las situaciones, en los personajes y la estética que se le quería dar a la obra. Además, en el teatro independiente, al no haber plata no es eso lo que te motiva a realizar un trabajo sino las ganas genuinas de hablar sobre ese tema, y encontrarle una poética interesante para trasmitírselo al público. Por el contrario, lo que no me gusta es el tema de la autofinanciación, de encontrar el dinero para llevar a cabo las puestas y lo difícil que se hace por momentos llevar público, dado que en el teatro independiente no contamos con la publicidad que tiene el teatro comercial.

¿Una obra bisagra en tu vida fue “A solas con Marilyn”?
“A solas con Marilyn” es un espectáculo unipersonal que hago hace varios años. Fue una obra clave, por un lado, por haber sido la primera vez que actuaba sola, eso me generó muchos miedos ya que no es sencillo sostener 50 minutos de espectáculo manteniendo el interés del espectador y generando constantemente distintos ritmos y matices. Crecí muchísimo como actriz en ese trabajo. Y, modestia aparte, la obra es hermosa. También aprendí cuestiones de producción, buscar festivales, enviar material, buscar salas, gestionar funciones en distintos lados. Si bien no estoy sola con todo ese trabajo, solo somos dos, así que ha sido bastante intenso. Este espectáculo lo hice varios años en distintos teatros de capital federal, viajé a un festival en Colombia, lo hice en el teatro Municipal de La Plata, en el de Resistencia, Chaco, entre otros lugares. Me ha dado muchísimas satisfacciones.

En Alternativa Teatral figura como tu primera obra “Dos corazones”. Que recordás, qué año fue y qué nos podés comentar de la misma.
Mi primera obra en realidad fue un espectáculo infantil que hice en el Paseo La Plaza en el año 2006, luego de eso hice otra obra para chicos con el mismo grupo, y ahí conocí a parte del elenco de “Dos corazones” que fue un espectáculo de improvisación en el que participé en 2008. Lo que recuerdo de esa experiencia es que fue todo un desafío. Para ese entonces yo estaba cursando en el IUNA y toda mi formación tenía más que ver con el texto y con grandes autores, por eso encontrarme haciendo un show de improvisación fue genial. Nos juntábamos con el grupo a improvisar muchos días en la semana y los fines de semana hacíamos funciones. La capacidad de asociar, la rapidez y la creatividad que te da la impro son herramientas que enriquecen a cualquier actor. 

¿Cómo llegaste a la multipremiada directora y dramaturga Merceditas Elordi, con quién presentás “Entropía o el orden de lo vano”?
A Merceditas la conocí estudiando en la escuela de Marcelo Savignone. Hicimos varios seminarios juntos. Luego ella me llamó para que actuara en otro proyecto que finalmente no se concretó y ahí escribió “Entropía o el orden de lo vano”, por lo que ella cuenta, ya pensando en mí para que haga los personajes femeninos. Y acá estamos.

“Entropía o el orden de lo vano”…
La obra habla de Sergio, un hombre joven, solo, que no le encuentra sentido a su vida y se siente vacío. Yo hago de todas su mujeres, soy su madre, su amor de la infancia, su novia, etcétera. También soy parte de su mente, aquella parte que lo lleva a indagar en recuerdos dolorosos pero necesarios para poder reflexionar sobre cómo han sido sus relaciones hasta ahora y como desea que sean de aquí en más. La obra es un segundo en la cabeza de Sergio. Un instante de asociación libre. Un espectáculo que emociona pero que, al mismo tiempo, tiene muchos momentos cómicos. Pablo Pieretti es quien interpreta a Sergio, y Merceditas Elordia es la autora y directora.

¿Tu  2016?
Por lo pronto, en octubre estreno otra obra que estoy ensayando “Operación Tartufo” que también cuenta con la dramaturgia de Merceditas Elordi, y la dirige David Señorian. Y espero que “Entropía…” siga creciendo como lo viene haciendo y tenga una larga vida por delante.


Por Ignacio Ballesteros – Artistas del Off - @ArtistasDelOff





No hay comentarios:

Publicar un comentario