lunes, 29 de junio de 2015

Agustín Sullivan, el Tanque de la Avenida Corrientes

Todos los sábados presenta “El club del chamuyo”, donde hace su personaje de tanque, un efusivo estudiante de una universidad donde se aprende a conquistar a las mujeres. Con actores como él, talentosos y jóvenes, el teatro nacional tiene su futuro aseguro.




¿Cómo llegaste a “El club del chamuyo”?
Al Club del Chamuyo llegue porque me convocó el autor y director de la obra Ezequiel Sagasti. Lo conocí cuando intérprete a Inge en su anterior obra “Descuidistas”. Ezequiel me llamó directo para estar en el proyecto en el personaje de Tanque.

Contanos de Tanque…
A Tanque lo construí jugando y divirtiéndome. Dejé fluir mi cabeza y lleve a cabo las cosas que se me ocurrían en los ensayos, y el director iba moldeando el material que le daba como actor. Fui probando que cosas funcionaban y que no. Ezequiel me dio mucha libertad para probar muchas cosas e improvisar, y así crear el personaje a partir de lo que él había escrito. Siento que el estudiar con la técnica de Nora Moseinco, me da muchas herramientas para jugar, divertirme, quitar solemnidad de más, y a partir de ahí hay algo que se afloja y empieza a fluir el proceso creativo.

¿Y sobre ese “Club del chamuyo”?
“El Club del Chamuyo” es una comedia para que los adolescentes vayan en grupo de amigos a divertirse e identificarse con algunos de los personajes. Es una obra donde todo el elenco nos divertimos mucho haciéndola. La devolución que tenemos del público hasta ahora es que les trasmitimos alegría y diversión. Todo el elenco nos llevamos muy bien y trabajamos en equipo (algo indispensable en  teatro). Como nos está yendo muy bien, hay rumores de irnos de gira.

¿Qué te llevó a que te dediques al teatro?
Desde chico me gusto y divirtió jugar a ser otro. En general elegía ser un X-Men o un Power Ranger. Armaba y dirigía obras de teatro con mis primos en casa de mi abuela. Cuando fui creciendo me siguió atrayendo cada vez más jugar a que soy otra persona y ver como resuelvo distintas situaciones desde otra personalidad. Seguí creciendo, empecé a mirar películas y obras de teatro de todo tipo, y luego jugaba a hacer yo las escenas, pero a mi manera. Es decir, como hubiera hecho yo tal escena de tal actor en tal película. Mi mama prefirió que no trabajara hasta terminar el colegio, pero empecé a estudiar, primero con Micaela Tytelman en la escuela de Norma Aleandro y luego con Agustin Alezzo. Actualmente me formo con Nora Moseinco y me coucheo con Mónica Bruni, y seguiré estudiando ya que uno nunca termina de formarse. Pienso que siempre hay que estudiar y hacer.

¿Qué significa el teatro en tu vida?
El teatro y la actuación, están muy presente en mi vida cotidiana. Es algo que me apasiona cada día más. Más allá de mis estudios de actuación con Nora Moseinco o en la UNA (donde me formo como director teatral), me la paso viendo y observando actuaciones, obras, puestas, películas, y hasta gente en la calle, escenas de la vida cotidiana. Veo la teatralidad o potencial para convertirlo en teatral en casi todas las cosas. Me pasa mucho de ir por la calle o en el colectivo, ver una situación o escuchar algún comentario que me llame la atención, y automáticamente saco algo para escribir y lo empiezo a anotar. También me la paso haciendo personajes con mis amigos. No imagino mi vida sin el teatro o el arte ya que es parte de mí y gracias a Dios puedo tomarlo como forma de vida, respetando, valorando y agradeciendo.

¿Qué es lo que más te gusta del teatro?
Lo que más me gusta del teatro es el juego que se genera. Me apasiona jugar un rato a ser otra persona. Me apasiona la convención de ese juego junto con el público. Me apasiona divertirme haciendo arte, riéndome o emocionándome junto con el público y mis compañeros de elenco y técnicos, vestuario, etcétera (que en el off somos nosotros mismos quienes nos encargamos de casi todo). Es decir, me apasiona la comunión que se genera del grupo de gente que hacemos una obra en ese momento en el que esté siendo.  Y divertir o emocionar a la gente que juega desde su lugar de espectadores.  También generar imágenes, la puesta, la escenografía, la dirección.
No se si lo se explicar muy bien, pero me apasiona el teatro en todos sus aspectos, parece mágico el momento en el que es.

¿Cómo viene el 2015 para Agustín Sullivan y qué otros proyectos hay en mente?
En este 2015 sigo estudiando en la UNA la carrera de dirección teatral y con Nora Moseinco actuación. Laboralmente sigue “El Club del Chamuyo” un tiempo más, se está armando un proyecto teatral con compañeros de la escuela de Nora y grabaré un piloto de una tira juvenil. Siempre con muchas ganas de seguir actuando y aprendiendo este oficio.

Por Ignacio Ballesteros – Artistas del Off - @ArtistasDelOff


No hay comentarios:

Publicar un comentario