miércoles, 13 de mayo de 2015

"Sueño de una noche de verano", un Shakespeare 4G



Existe un lema en el periodismo que dice “a veces, menos es más”. Y es lo que sucede con esta licitación teatral de Agustín Chenaut y Mariana Moschetto. Porque desnudan al Shakespeare original, de elegantes vestuarios, fastuosos escenarios e idílicas sensaciones, para mostrarlo de forma cruda, con actuaciones inmejorables y exactos efectos lumínicos. Una puesta austera que llena los ojos con lo esencial. La destreza de los actores, supervisado y guionado por la mano de sus directores.

“Sueño de una noche de verano” atrapa porque sale y entra en la historia en todo momento. Humor para descomprimir los pilares de todo clásico, y actuaciones soberbias para concentrar la atención, ya que el escenario es el vacío que a su vez hace de inmensidad. Todo está negro, pero el histrionismo de cada actor, configura el espacio a su antojo. Dos son los pilares en donde se sostiene todo. En la erotismo de Sofia Black Kali en su papel de Helena; y en el burlón de Peter Membrillo (Agustín Chenaut). El resto también son una máquina de sumar.

De forma cronometrada y constante. La obra se eleva en todo momento. Si comenzó en cero, termina en cien (sobre cien). Con tempos de cumbia, improvisación con el público y recursos anti teatro, pero que tan bien le sienta a esta invitación artística.

Su programa informa “Amparados, bajo los ineludibles efectos el amor, los amantes desenfundan su alma y se lanzan de lleno hacia la consumación de su afecto y de sus pasiones. Así, esta larga noche transcurre entre nieblas, espíritus del bosque, las musas del teatro, los dioses olvidados, los amores fugitivos”. Muy poético todo, pero bajado a la tierra por un estupendo elenco de actores que se completa con Andrea Allende, Agustina Donantueno, María Rosa Messina, Milton Mey, Santiago Montevidoni, Antonela Moschetto, Silvana Pierani, Juan Tate y Lucas Villar.

Por su parte, párrafo especial para Andrea Allende quien hizo el diseño del vestuario, mientras la música original de Gustavo Zabala también se destaca.

Pasaron cien minutos y parece que nos hubiésemos sentado hace quince minutos. El tiempo pasa volando por actuaciones que nos paralizan, por una historia eterna, que siempre es actual; y por un grupo como Apuro teatro, que hace arte en el momento. No es delívery porque hay que ir hasta el teatro, pero sí de forma casera y real.

Crítica a cargo de Ignacio Ballesteros.

Dirección: Agustín Chenaut y Mariana Moschetto.
Intérpretes: Andrea Allende, Sofia Black Kali, Agustin Chenaut, Agustina Donantueno, Maria Rosa Messina, Milton Mey, Santiago Montevidoni, Antonela Moschetto, Silvana Pierani, Juan Tate y Lucas Villar.
Teatro: El Método Kairós, El Salvador 4530, C.A.B.A. – Argentina.
Funciones: Sábados a las 18hs.
Reservas: 4831-9663. Costo entrada: $100.
Duración: 100 minutos
Finalización: 27 de junio.




No hay comentarios:

Publicar un comentario