miércoles, 13 de mayo de 2015

Mariel Nicolosi, protagonista de la revelación del off, “Vidrio”

Actriz y abogada egresada de la Universidad Nacional de Buenos Aires. Inició sus estudios en teatro en el Taller de Expresión Corporal con Romina Nicosia, se perfeccionó con Marcelo Cosentino, de la mano de quien haría “La Inundación”, (Monólogos de la Vagina) en la muestra del año 2011. Participó de un seminario dictado por Georgina Barbarossa. Protagonizó “Desde mi Ventana”, proyecto del grupo fotográfico Umagumma. Hoy protagoniza la obra de Javier Delgado, “Vidrio”.

¿Cuándo comenzó todo?
Sinceramente no tengo un recuerdo específico de algo o alguien que me haya llevado a dedicarme a esto. Más bien, creo que uno nace, no se hace. Yo gracias a Dios, nací.
Desde muy pequeña preparaba “shows” para mi familia en cumpleaños, en los que me disfrazaba, cantaba y bailaba. Era de las que siempre actuaba en todos los actos del colegio e imitaba a las actrices famosas de la televisión.

¿Recordás el día de tu debut?
La primera vez que me subí a un escenario, se acercaron a saludarme un grupo de señoras mayores, que me dijeron: “Esto es lo tuyo querida, brillás como el sol arriba del escenario”. Además de emocionarme con tan bellas palabras, ese día me di cuenta que quería actuar por siempre. Nada más hermoso que escuchar reír al público o verlo emocionarse. Nada que llene más que un caluroso aplauso y el calor humano. 

¿Espejos en los cuáles te querías reflejar?
A quien llevo en un lugarcito de mi corazón y de quien aprendí mucho es de Marcelo Cosentino. No sólo un excelente profesor, sino una maravillosa persona. Él me enseñó que el teatro era vida, que el teatro era amor; incluso, que la vida sin teatro, sería un lugar triste. Otra autor que me marcó es Tennessee Williams. Amo cada uno de sus textos, así como los de Henrik Ibsen. Del teatro off donde desarrollo mi actividad actoral, me enlisto en las filas de Javier Delgado y Laura Gordano; a quienes admiro incondicionalmente por su tenacidad, fuerza y creatividad sin límites.

¿Vive del teatro o realiza alguna actividad paralela?
No es posible vivir del teatro alternativo, aunque es lo que más me gustaría. Es un ambiente difícil, en el que hay mucha oferta y en el que aún con un buen material para mostrar, se complica llenar una sala. Aunque seas un “Roberto Carlos” en algún momento se te acaba el millón de amigos. Necesitamos del boca en boca. Vivo de la otra profesión que elegí: soy abogada. Trabajo en una empresa cumpliendo tal función y hago algunas cosas particulares. A los 17 años me senté frente a mis padres y les dije que no sabía si quería ser abogada o actriz. Podrán imaginar la respuesta. Así que recuerdo recibirme un mes de julio y en agosto comencé a estudiar teatro y a hacer obras independientes, sin parar.La abogacía es sólo el medio de vida para poder solventar proyectos, seminarios y cursos de teatro; es decir, para hacer lo que más amo: Actuar, a lo que le dedico cuerpo, mente y alma.

¿Qué cosas se negaría a hacer sobre un escenario?
Pregunta difícil. Podría decir que no me agradaría hacer un desnudo completo sobre un escenario. Pero lo cierto es que no lo puedo asegurar, decidiría llegado el momento según las circunstancias del caso. Después, con el resto no tengo inconvenientes. En cuanto a estilo de personajes y obras con las que me siento más cómoda, podría decir que con la tragicomedia. Una vez Cosentino me dijo que tenía algo natural que él no podía enseñarme: “Hacer reír a la gente sin ocuparme de ello”. Es decir, puedo estar haciendo una escena dramática, y con lágrimas en los ojos decir algo gracioso sin pensar en la risa del público y seguir llorando. Igualmente amo la variedad, me gusta ser versátil, hacer distintos personajes, enfrentar  desafíos e ir por más. Siempre. Crecer, aprender y crear eternamente.

¿Qué es “Vidrio”?
Vidrio es una comedia sobre la fragilidad. Cuenta la historia de tres mujeres en búsqueda de la felicidad. Que ríen, lloran, se equivocan, aprenden, sueñan, fracasan, odian y aman. Como todos nosotros, sin importar género o edad. Se encuentran en un absoluto desamparo emocional y se muestran tal cual son: frágiles y viscerales, en estado puro. Están marcadas por el dolor, desbordadas por el sufrimiento provocado por la violencia tanto física como psicológica ejercida por sus parejas. Sufrimiento por tantos sueños rotos, tanta desilusión.

Temas fuertes.
A pesar de tanta miseria, toman las riendas de sus vidas y buscan salir adelante sin importar las consecuencias, con la firme convicción de que nunca es tarde para barajar y dar de nuevo. Con ese pensamiento es que toman decisiones, de las que no podrán volver atrás. Digamos mayormente, como en la vida misma. En “Vidrio” todo es vivido con intensidad, a través del humor por momentos absurdos y por otros negros. Aunque en el fondo es un tremendo drama. Encarno el personaje de Próspera, una mujer a la que la vida no le ha sonreído demasiado. No tiene familia, su amiga Eterna (Giuliana Alberione) es todo para ella. Es muy naif e ingenua, pero también luchadora y soñadora. Piensa en la felicidad de su amiga y actúa en consecuencia, sesgada por la locura de su lastimado corazón.  Oculta algunas cosas, pero que como toda mentira, terminan cayendo por su propio peso, dando paso a conocer la verdad, la que no tiene remedio.

Soñemos juntos… pongo a su disposición todo el presupuesto y decisiones para crear una obra...
Difícil decidirme por una sola obra, desearía contar muchas. Pero puedo decir que me encantaría actuar junto a Ricardo Darín, Norma Aleandro y Luis Brandoni, entre otros; en un teatro como el Maipo, donde contaría la historia de una mujer desquiciada, cual Lady Macbeth. Me parece súper interesante y complejo trabajar la locura, de modo de que sea convincente, sentida y no sobreactuada. Un personaje con trastornos de personalidad o esquizofrenia. Por lo que encarnar un papel como ese, sería todo un desafío.

¿Cuáles son los sueños de Mariel dentro de la actuación?
Desearía hacer cine, es algo que no he hecho aún y que me gustaría experimentar.
Asimismo, desearía con todo mi ser poder vivir de la actuación, pero si ello no fuere posible, sueño con poder seguir actuando toda mi vida, y con transmitir infinitas emociones. Que las personas que vean mi actuación la sientan, la vivan, vibren, amen, odien, enloquezcan, se identifiquen, lloren, rían y por sobre todas las cosas, que se sientan vivos. O mejor dicho, que sientan cuan valioso es estar vivos.

¿Cómo viene el 2015?
Me encuentro ensayando una nueva obra de Laura Gordano llamada “Quirógrafo - 1940”, a estrenar en julio, todos los sábados a las 18.30hs en el teatro El Fino. Es una comedia para toda la familia por eso el horario de función- que se desarrolla en la redacción de un diario en los años 40. Linda propuesta.



Por Ignacio Ballesteros – Artistas del Off - @ArtistasDelOff




No hay comentarios:

Publicar un comentario