miércoles, 8 de abril de 2015

Miguel Mateos, años de escenarios pisados y actuados.

La actuación tiene muchas formas y todas son verdaderas. Y la que realiza Miguel Mateos, todos los jueves en el teatro La Comedia, es igual de válida que la que hace Antonio Grimau en “Piel de judas” junto a la diva Susana Giménez y la que hace un médico actor para sus pacientes en algún hospital perdido del país. Cada una tiene su nivel de gratificación y su cuota de sacrificio. En esta entrevista, un poco de este actor que hace de la profesión su alter ego.

-¿Qué te llevó a que te dediques al teatro?
-Desde muy pequeño, siempre quise actuar, yo le decía a mamá: “quiero estar ahí en la cajita (la cajita era el televisor)”. Y debo confesar que no tengo referentes, nunca quise ser como alguien en particular. Siempre quise ser yo. Pero, admiro a mucha gente, Héctor Alterio, Alfredo Alcón, Liliana Pécora, Maria Ibarreta, Edda Diaz, Jorge Luz, Norma Aleandro, en fin, muchos. Adoro profundamente a Barbra Streisand; una gran antidiva.

-¿Tenés tu trabajo formal y el teatro es un anexo?
-Trabajo en farmacia y estoy muy a gusto después de tantos años. El teatro no es un anexo para mí, es mi todo, es el arte más hermoso y el más completo. Comencé a los 14 años en el viejo Lavardén con profesores maravillosos, recuerdo a Mane Bernardo y Ariel Bufano entre otros, era muy completo y teníamos una disciplina. Luego en el Conservatorio de Arte Dramático de la calle French. El más grato recuerdo y todo lo que aprendí se lo debo a una gran actriz que fue mi profesora Flora Steimberg, con una enorme capacidad para transmitir el arte de la actuación. A veces creo disociar mi vida con el teatro, pero me gusta mucho divertir a la gente, creo que llevo el actor todo el tiempo.

-¿Tus inicios en las tablas?
-Debuté en el año 80 haciendo infantiles y luego vino una gran oportunidad con “Revolución Mental” en el 84 con Guido Süller y Jessica Schultz. Luego “Las Cuatro Viudas”, “Ultima Escala”, “Adorado Chaplin”, “Torta de Mandioca (hermosa obra muy almodovariana)”, “Cuerpos Desnudos”, “Familia Disfuncional”, “Momentos para Levantarse por la Mañana”, “Pedido de Mano” de Chejov, “Contra la Rutina”, “Hubiéramos hecho Hamlet”, en fin… muchas. Lo digo sin ninguna pedantería y con orgullo, siempre fui protagonista desde que debuté en el infantil o siempre he tenido papeles importantes y eso suma a la hora de la experiencia. Si bien soy actor dramático, me defino como comediante, amo la comedia, la parodia y el grotesco.

-¿Quiénes fueron los artistas que más influyeron en tus inicios?
-Podría darte mil nombres, Pepe Biondi, Marlon Brando, Chaplin, Juan Pablo Geretto, Juan Carlos Puppo, y muchos etcéteras más.

-¿Algún recuerdo en particular?
-Recuerdo con cariño dos trabajos en base a improvisaciones con Daniel Loisi, “Lo Mejor de lo Peor” I y II, fueron hermosas experiencias. Y recuerdo con todo afecto y cariño a todos mis compañeros de los cuales aun hoy somos amigos.

-¿Cómo llegaste a “Vidrio” y cómo llegaste a crear a esa abuela política y vehemente?
-A “Vidrio” me convoca este maravilloso y talentoso autor, director y actor que es Javier Delgado. Luego de verme actuar en “Pedido de Mano” de Chejov. Cuando me ofreció el libro quedé fascinado con el texto, una obra diferente para mí, un absurdo comedia negra policial, es difícil encasillar la obra, bordea varios géneros. Si bien soy un actor con técnica también tengo mucha intuición, me manejo mucho con la intuición y la observación. Me entrego a los requerimientos del director e improviso. Javier Delgado es un ser muy exquisito, sabe llevarte y sacar lo mejor y lo peor que tenemos los actores como seres humanos. La abuela fue creada a partir de directivas y de la observación de la sociedad actual, de la alienación de los habitantes de Buenos Aires. La creación nace del caos y a partir de ahí se va perfilando el personaje.

-Hablemos de “Vidrio”…
-Aclaro que no me considero un protagonista, las protagonistas son Mariel Nicolosi y Giuliana Alberione, muy buenas intérpretes. Considero que mi personaje es un personaje de mucho peso y potencia que viene a romper estructuras y a desnudar un montón de realidades o situaciones que se quieren ocultar. Es una obra fuerte, oscura que se va transparentado a medida que van transcurriendo las escenas, sacando velos. Tres mujeres quebradas por el desamor, la intolerancia, el dolor de ya no ser y no poder volver atrás. No hay retornos. Tres mujeres amontonadas pero de difícil convivencia. No hay salvación posible. La escena más terrible es el quiebre de la abuela, la perturbación más visceral sacado a la luz. El logro más importante de Javier Delgado sobre mi actuación, las técnicas de Delgado son brillantes, libertad total pero sabe muy bien marcarte la cancha. Además es un ser maravilloso y contenedor.

-Hablame de un tal Miguel Mateos.
-Tengo una linda vida y soy muy agradecido. Soy un luchador, no bajo los brazos. No soy de tener muchos proyectos, me gusta vivir al dia. ¿Deseos o algo en mente? Un unipersonal, tal vez un tributo a Jorge Luz.

“Vidrio” se presenta Todos los jueves a las 21hs., en el teatro La Comedia, Rodríguez Pena 1062, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina. Reservas: 4815-5665 / javierteatral@hotmail.com. Costo entrada: $130 (jubilados y estudiantes $100). 

Por Ignacio Ballesteros – Artistas del Off - @ArtistasDelOff







2 comentarios:

  1. Emocionada. Feliz. Orgullosa!!!!
    un gran actor, maravilloso compaňero.
    Un amigo para toda la vida.

    Ana Piñol

    ResponderEliminar
  2. Un gran actor y mejor ser humano! Y qué linda nota!

    ResponderEliminar