lunes, 6 de abril de 2015

Facundo Suárez, historia y ficción para darle vida a Reina, una nueva líder

Es Licenciado en Actuación en la carrera de Arte Dramático de la Universidad Nacional de Arte (UNA). Actor y docente de teatro se formó con Analía Couceyro, Guillermo Cacace, Eugenio Soto, Julieta de Simone y Ramiro Lehkuniec. Entre sus muchos trabajos,  desde el 2013 y con el auspicio del Ministerio de Cultura de San Luis lleva adelante, junto al bailarín Gerardo Marturano el proyecto “Descentralizando, yendo y uniendo” dando clases y seminarios de Danza Contemporánea y Teatro en distintos centros de formación artística del país. Actualmente se desempeña como director del espectáculo Reina, una nueva líder en el teatro No Avestruz con textos de Marcelo Camaño mientras emprende su primer trabajo como director audiovisual a estrenarse en el mes de Noviembre.

-Dirigís “Reina, una nueva líder”, obra escrita por el talentoso dramaturgo televisivo Marcelo Camaño…  ¿Cómo se generó ese vínculo?
-La conexión con Marcelo viene desde hace varios años. Primero en mí gusto personal por sus telenovelas y años más tarde ya como compañeros de trabajo en el ciclo de radioteatros Secretos Argentinos (Radio Nacional AM 870) y El Pacto (América TV) a los cuales me convocó como actor. Poco antes de terminar los radioteatros, es que le planteo la posibilidad de encarar algo juntos, pero en teatro independiente. Que no es un dato menor. Convocar a un autor audiovisual de su envergadura, para que escriba una obra con pibes de 25 años que no tenían un mango para producir y entendiendo todos los avatares de los procesos creativos de artistas del off, era básicamente tirarnos al abismo. Pero ese abismo quedó lejos, porque Marcelo no sólo aceptó la propuesta sino que se puso la camiseta igual que cada uno de nosotros.

-Punto para Marcelo, que habla de su talento y humildad…
-Totalmente. Ya con Marcelo dentro comenzamos a investigar el hecho histórico que queríamos contar: la elección de la Reina Nacional del Trabajo. Un concurso federal que se realizaba todos los primeros de Mayo en la Argentina de Perón desde 1948 a 1955. El tiempo fue pasando y aún faltaba el director. Fue ahí donde abro al grupo mi deseo y asumo la dirección del espectáculo.

-¿Qué te generó leer la obra y qué creíste que podías agregarle tuyo?
-Primero tuvimos las dos escenas iniciales y era como haber leído el trailer de una película. Recuerdo que la sucesión de hechos que acontecían, pedían una velocidad en la lectura que marcó el tratamiento general que quería que tuviese el relato. Qué agregarle mío a la obra fue apareciendo con el tiempo. Pero lo que sí tenía en claro era que quería hacer un gran trabajo visual. Donde los diferentes signos que confluyen en el hecho teatral colaboren con la construcción de dos pilares fundamentales: la época (años 50) y la ciencia ficción. Desde este punto indagué en la artificiosidad del género melodrama, utilizándolo como soporte constitutivo de los años cincuenta y en su conjunción con el género fantástico. Para lograr dicha mixtura la decisión fue trabajar con los textos despojándolos de cualquier mirada realista y comprendiendo que la época, lo político, el peronismo y sus representantes son personajes y situaciones que enmarcan la historia.

-Nada menos que tu primera obra dirigida…
-La obra zigzaguea entre distintos géneros (comedia, melodrama, policial y ciencia ficción) mientras que hace del hecho histórico (el concurso de las reinas), un disparador para construir un mundo altamente ficcional. Desde este lugar, lo que intento proponer es una oscilación constante entre varios puntos que confluyen en la puesta, generando tensión e intriga en esa ambivalencia que se construye entre una y otra cosa. Algunos de estos contrapuntos, son lo discursivo y todo aquello que no se dice. Un adentro cada vez más asfixiante frente a un afuera cada vez más peligroso. La inversión de roles y la toma de poder en los personajes. La mixtura sonora: desde los “noticiosos radiales” hasta la composición creativa de los clímax. Y finalmente lo real y la ficción que dialogan entre lo que construimos y lo que construyeron algunos mitos que rodean al peronismo.

-El difícil arte del teatro independiente…
-El manejo depende de los parámetros que ese mismo grupo establezca. Pero hay algo en lo que siempre hice mucho hincapié: trabajar con profesionalismo, convicción y no ajustarnos a las necesidades que otros nos imponen. Muchas veces pasa que los espectáculos, por ser independientes, deben acomodarse a necesidades que no les son propias sino que son impuestas por externos. Y en esto hablo del cómo poder llevarlos a cabo. Pertenecer a este circuito nos enfrenta a una diversidad de complicaciones. Por eso la decisión fue imponerse a ellas. Frente a los problemas financieros, buscamos alternativas que vayan más allá de lo azaroso que son los subsidios.

-Lo económico muchas veces trunca el arte independiente, alternativo.
-Claro. Por eso parte de la producción fue realizada con Ideame, un sitio web donde tu proyecto se financia a través del crowfunding. Otro de los inconvenientes fue encontrar una sala que acepte la ambiciosa puesta en escena y allí buscamos hasta que No Avestruz (Humboldt 1857) aceptó y siempre se mostró predispuesto a todo. Así, mil cosas que le pasan a todos los proyectos artísticos. Y después claro, llega el estreno y ahí entendés por qué lo hiciste. Nosotros no ganamos un mango, claro está. No hay una gratificación económica, hay ganas de mostrarse… de que nos descubran. Absolutamente todos los que formamos parte de este equipo somos egresados de la UNA (Universidad Nacional de Arte) y poder abrirnos camino es nuestro deseo, pero cabe aclarar que solos no podemos. Por eso necesitamos de los críticos, la prensa y del público en general. Que vengan y evalúen, que apuesten a pibes que se formaron en la educación pública. Pibes que tenemos ganas, tenemos talento y creamos… incansablemente.

-¿Cómo viene el 2015 para Facundo Suárez y qué otros proyectos hay en mente?
-El 2015 viene encendido. En principio haciendo crecer la obra cada día más disfrutando de todo lo que ella nos da. La idea es llegar lo más lejos posible y para eso usaremos todo lo que tengamos a nuestro alcance. En breve comienzo el laboratorio de dirección de la mano de Guillermo Cacace, esto de dirigir me gustó demasiado. Estoy trabajando en la dirección de un proyecto audiovisual. Y ya comenzamos a desglosar un nuevo proyecto con Marcelo… queremos que Reina llegue a otros soportes. Queremos que a la Reina se la vea “grande”. 

“Reina, una nueva líder” se presenta todos los sábados a las 20hs., en Teatro No Avestruz, Humboldt 1857 (Palermo Hollywood), C.A.B.A. - Argentina. Reservas: 4777-6956. Entradas: $100 (descuentos para jubilados y estudiantes $80). Más info: reinasobreras@gmail.com

Para ver el tráiler de “Reina, una nueva líder”, entrar en
https://www.youtube.com/watch?v=Op5SckLr1Wg

Por Ignacio Ballesteros – Artistas del Off - @ArtistasDelOff




No hay comentarios:

Publicar un comentario